INEGA Instituto Enerxético de Galicia

Play
Conselleria de Economía e Industria

LOS HOGARES GALLEGOS PODRÍAN REDUCIR EN UN 35% SUS CONSUMOS ENERGÉTICOS PONIENDO EN MARCHA MEDIDAS DE AHORRO Y EFICIENCIA

10/11/2012

- La Guía práctica de ahorro de energía elaborada por la Consellería de Economía e Industria ofrece consejos prácticos con los que ahorrar unos 350 euros al año en calefacción, uno de los factores de mayor importancia con la llegada del mal tiempo.

- Una temperatura de entre 19º y 21º resulta suficiente para mantener el confort en una vivienda durante el día, suponiendo, cada grado de subida, un incremento en los consumos del 7%.

- La optimización de los tiempos de ventilación o evitar el recubrimento de los radiadores con ropa son otras de las medidas recogidas en la publicación elaborada por el Inega.

Santiago, 10 de noviembre de 2012.- Una familia gallega media tiene un gasto en energía de la orden de 2.600 euros al año, distribuidos mayoritariamente entre el consumo del vehículo -50%- y la calefacción -25%-. Para rebajar estas cifras, la Consellería de Economía e Industria, a través del Instituto Enerxético de Galicia (Inega), trabaja en la concienciación de la ciudadanía sobre la importancia del ahorro y de la eficiencia energética, un campo que puede permitir ahorros en el campo energético de hasta un 35% del consumo familiar adoptando medidas que no suponen ningún coste.

Uno de los factores de mayor importancia con la llegada del mal tiempo es el uso de la calefacción, campo en el que, tal y como recoge la Guía práctica de ahorro de energía elaborada por el Inega, se pueden llegar a ahorrar unos 350 euros anuales de media. En esta publicación, disponible en la web del Inega (www.inega.es), se señala que una temperatura entre 19º y 21º resulta suficiente para mantener el confort en una vivienda durante el día, recomendándose apagar la calefacción durante la noche ya que entonces llega con que la temperatura oscile entre los 15º y los 17º. En este sentido, hace falta destacar que, por cada grado que se aumente la temperatura, se incrementa el consumo de energía en un 7%, lo que supone un coste anual de 45 euros.

Otra medida sin coste en este campo es la optimización de los tiempos de ventilación: diez minutos con las ventanas abiertas resultan suficientes para renovar el aire de una habitación. Además, deben evitarse tanto las filtraciones de aire como el recubrimento de los radiadores con ropa que evita la difusión del calor.

Asimismo, y en el ámbito de la calefacción, existen otros campos para ahorrar energía en los hogares. Así, en la publicación elaborada por el Inega se señala que la bajada de un sólo grado en la temperatura del frigorífico aumenta su consumo un 5%, mientras que emplear el lavavajillas en un programa económico y la plena carga ahorra hasta un 60% de energía. Además, una conducción eficiente, el empleo del transporte público o la planificación de los viajes puede suponer ahorros próximos a los 500 euros por ejercicio en el empleo del vehículo.

Gracias a la adopción de estas y de otras medidas de ahorro y eficiencia energética es posible, que, sin inversiones adicionales y con la misma calidad de vida, una familia pueda reducir el gasto anual hasta llegar a una media de unos 2.000 euros anuales, un gasto que ascendería hasta los 3.200 euros anuales de media si no se aplica ninguno de estos consejos.